La gestión del producto digital y su legado en la transformación digital

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

Mucho se habla de la nueva ola del producto digital. Vemos el nacimiento de productos que en sí se han convertido en grandes empresas como Netflix, Spotify ó Uber y el surgimiento y la proliferación de nuevos roles de gestión, de los cuales hace unos años no teníamos conocimiento. Por ejemplo, el Product Owner, el Scrum Master o el Digital Product Manager.

“Es igual que gestionar un proyecto solo que el output es digital” se escucha en el mundillo empresarial cuando se habla de la gestión del producto digital. Que todo esto se lo ha inventado el Steve Jobs de turno, agregando nombres sonoros y en inglés para que se vea más actualizado con un aire geek. Sin embargo, el surgimiento de un canal de desarrollo y distribución de productos digitales ha permitido escalabilidad, inmediatez, deslocalización y autonomía. Todo esto exigía un modelo de trabajo centrado en el usuario y una gestión que se enfocara en el valor y la mejora continua, más que en lanzar productos e ir a por el siguiente.

Cambios a toda velocidad

Hacer cambios y mejoras en los productos industriales es difícil, pues requiere de cambios en los procesos de fabricación, tal vez nuevos conocimientos y en ocasiones nueva maquinaria. En el caso del producto digital, la digitalización nos permite hacer cambios en tiempo récord, a un coste equilibrado de horas hombre y con impactos exponenciales.

Por lo tanto, aunque no trabajemos en Adobe ó en Microsoft, los gestores de marketing, de innovación y de producto, sea cual sea la naturaleza de negocio de la empresa, deberían integrar la forma de trabajo de los equipos que crean y gestionan productos digitales. Hablamos de equipos ágiles, multidisciplinares con un único objetivo “proteger la propuesta de valor mediante la entrega de un producto acorde al market fit y en constante mejora”. ¿Por qué? Porque la mayoría de productos y servicios hoy se están transformando o están siendo potenciados por productos impulsados por la tecnología. Las empresas que no integren este concepto se desvanecerán lentamente. (Todos los productos IoT son ejemplos de cómo la tecnología potencia un producto físico o los medios digitales como canal de relación).

El producto digital: un reto para cada tipo de empresa

Está claro que, según el tipo de empresa, el reto de asumir la gestión del producto digital será más ágil y diferente. No es lo mismo ser una start up con poca burocracia donde se pueden tomar decisiones bastante rápidas porque aun no hay “figuras”, ni una marca que proteger. Además la mentalidad es de por sí de riesgo. En el caso de una gran compañía es más difícil. Existe una marca potente, con estructuras más rígidas y donde cada paso es un gran riesgo para la reputación y la estabilidad de los procesos.

Aun así, sectores como la banca empiezan a hacer su camino hacia el cambio debido a que han sido de los primeros en ser golpeados por la disrupción, como es el caso de ING que ha integrado el enfoque en producto digital en su ADN. Las Fintech, nacieron para eliminar todos los malos ratos que se pasan en la banca tradicional y de ahí que los bancos digitales estén siendo los preferidos en los últimos años: sin oficinas, sin papeleo, sin gestiones extras y utilizando todo lo que nos aporta la tecnología a su favor.

Esto solo se consigue si hay un cambio de mindset sobre la digitalización, que no se refiere solo a la aplicación de tecnología, sino a una cultura de trabajo que prioriza la entrega de valor al cliente y la agilidad por encima de los procesos internos de la empresa.

El éxito necesita un planteamiento estratégico

En definitiva, los cambios han venido para quedarse, pero las ventajas de la economía digital tanto para las personas como para las empresas son innegables. No obstante, para que las empresas lleven a cabo una estrategia empresarial exitosa, es necesario plantearse y diseñar una reestructuración del negocio antes de llevar a cabo la implementación de las nuevas tecnologías. Es decir, tan solo el utilizarlas no implicará una transformación. Si quieres comenzar con esta transición y tienes dudas al respecto, contacta con nosotros y cuéntanos. Podemos asesorarte. ¡Te esperamos!

Cierra una reunión aquí. Te asesoraremos sin compromiso en materia de estrategia empresarial, innovación y desarrollo de proyectos. Estamos deseando escucharte.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...