Nuevos modelos de negocio desde Europa para el mundo

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

Buscar la eficiencia del capital en los modelos de negocio, ha provocado que durante la pandemia hayamos echado de menos en Europa, en algunos países más que en otros, nuestra antigua capacidad industrial. Dispositivos tan simples como los respiradores y las mascarillas se convirtieron en productos indispensables para combatir al virus. Y no teníamos los medios productivos para fabricarlos. Dependíamos de terceros. Por esta razón y por otras, las empresas chinas y estadounidenses están mejor posicionadas que las europeas para recuperarse de la crisis. No todo está perdido.

Para liderar el mundo post COVID19, será necesario algo más que volver a las antiguas estrategias y modelos de negocio. Los nuevos modelos de negocio deberán basarse en la resiliencia, la cercanía, el crecimiento en áreas emergentes, la transformación digital y la sostenibilidad.

No menos importante será la convergencia entre diferentes industrias y la capacidad de crear ecosistemas tecnológicos e industriales.

Bases de los nuevos modelos de negocio

  • Resiliencia: el futuro no llegará tan rápido y el camino no es recto ni cuesta abajo. Muchas de las empresas consideradas como líderes del mañana son europeas. Debemos trabajar con modelos de inversión a largo plazo, no buscar la especulación y confiar en nuestro capital humano como recurso clave.
  • Cercanía: aunque políticamente la unión real de Europa sea una quimera, a nivel empresarial se debe ser pragmático y fomentar la cooperación entre empresas europeas. Construir modelos de negocio que tengan en cuenta intereses de diferentes territorios europeos, generará riqueza en ambos y contribuirá a una unión efectiva de Europa.
  • Ecosistemas: en la economía digital las ideas, el conocimiento y las capacidades se pueden encontrar en cualquier. Las empresas debemos tener esto en cuenta y tejer redes de cooperación y de aprendizaje. A corto plazo cuesta ver el retorno, a largo plazo garantizan el crecimiento y la supervivencia.
  • Transformación digital: pretender crear un Silicon Valley, cuando aún tenemos bajos índices de adopción digital no es realista. Es obligatorio acelerar la transformación digital de nuestro tejido empresarial y poner las bases para que la innovación se abra paso a través de la tecnología.
  • Sostenibilidad: es clave para conseguir modelos de negocios eficientes. Si pensamos en términos de economía circular estaremos creando procesos y operaciones eficientes en términos de energía y recursos consumidos. Por lo tanto, menos costes, mayor competitividad y menor impacto en nuestro medio ambiente.

Tres claves para los nuevos modelos de negocio

Basarnos en ecosistemas para impulsar la innovación y el crecimiento.

Está demostrado, y se ha vuelto a demostrar durante esta crisis, que las empresas con modelos de negocio basados en ecosistemas son más resilientes ante las crisis.

Ya sabemos de la importancia de que nuestras empresas cultiven una mirada centrada en el consumidor. La primera consecuencia que se deriva es que los modelos de negocio deben ser flexibles y adaptativos. Estas dos capacidades se consiguen de manera más eficiente y productiva, si competimos desde los ecosistemas y no desde nuestra individualidad.

Además estamos viendo el tremendo éxito de empresas que tras plataformas digitales, han crecido exponencialmente, bajo la etiqueta de economía colaborativa. De otra manera, estas compañías funcionan como ecosistemas, también.

Un sector clave para Europa, que se deberá conformar como ecosistema, será el sector de la automoción, ya que gran parte del valor creado en un futuro inmediato vendrá de servicios basados en datos, servicios de movilidad y servicios financieros digitales. En este caso, los ecosistemas serán indispensables dentro del modelo de explotación.

Aceleración de la transformación digital.

La mayoría de las compañías no tienen claro los objetivos, la estrategia, los motivos para la transformación digital o incluso, cuando sí los tienen, sienten que la velocidad no es suficiente y no tienen suficiente agilidad adaptativa para absorber la marabunta de cambios tecnológicos, económicos y sociales.

Básicamente, el éxito vendrá si basamos los modelos de negocio en ecosistemas impulsados por la sostenibilidad, incorporamos la necesidad del cambio cultural en las organizaciones y habilitamos a los proceso repetitivos y de escaso valor con tecnología, que nos permita automatizar para generar excedentes que puedan invertirse en innovación y nuevas fuentes de ingresos.

Invertir en la formación de las personas.

Hablábamos antes de la frustración que sienten muchas empresas al no ser capaces de afrontar los continuos y cada vez más rápidos cambios tecnológicos, económicos y sociales. La clave para ganar capacidad adaptativa y evolutiva está en las personas.

Es estratégico facilitar el aprendizaje continuo, anticipándote a las habilidades y tecnologías futuras; flexibilizar el trabajo; promover comportamientos de liderazgo colectivo como el de las organizaciones TEAL y; fomentar la comprensión del valor de la tecnología entre los empleados, para mejorar los ratios de adopción tecnológica.

El éxito necesita un planteamiento estratégico

En definitiva, los cambios han venido para quedarse, pero las ventajas de la economía digital tanto para las personas como para las empresas son innegables. No obstante, para que las empresas lleven a cabo una estrategia empresarial exitosa, es necesario plantearse y diseñar una reestructuración del negocio antes de llevar a cabo la implementación de las nuevas tecnologías. Es decir, tan solo el utilizarlas no implicará una transformación. Si quieres comenzar con esta transición y tienes dudas al respecto, contacta con nosotros y cuéntanos. Podemos asesorarte. ¡Te esperamos!

Cierra una reunión aquí. Te asesoraremos sin compromiso en materia de estrategia empresarial, innovación y desarrollo de proyectos. Estamos deseando escucharte.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...