Lo que realmente importa en la digitalización de tu negocio

Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en whatsapp

La digitalización no acaba de ser bien comprendida por muchos directivos. La complejidad tecnológica actúa de nebulosa a la hora de diferenciar lo importante de lo accesorio. Esta falta de claridad estratégica provoca que la inversión necesaria para emprender la digitalización no tenga asociado un claro plan de retorno, ni se perciba un beneficio claro para la empresa. En estos casos, es muy probable que la empresa, la organización, no haya pasado por las etapas previas de reflexión estratégica y cuestionamiento del modelo de negocio.

Aunque cada compañía es un caso particular, el concepto de la digitalización es el mismo para todas. Se trata de que los datos generados durante la actividad económica, pasen a ser la fuente de las decisiones, acciones y procesos clave. Se trata de transformar la información en conocimiento y alejarse de la intuición, los sesgos y las costumbres históricas de la empresa.

Cinco factores que importan en la digitalización:

Personas: la digitalización empieza, crece y funciona con las personas.

Incluso podemos diferenciar entre dos tipos: clientes y empleados. Respecto al primero, debe convertirse en el centro de todos nuestros procesos, el validador de todas nuestras acciones. Debemos ser capaces de buscar un producto para nuestro cliente y no clientes para nuestro producto. Orientar una organización hacia el cliente es asumir que la actividad de la empresa se va a organizar alrededor de las interacciones con el cliente.

Respecto a los empleados, son básicos para el éxito. Las empresas deben crear mecanismos que ayuden y motiven a los equipos a trabajar de manera distinta e incluso, ellos mismos deben ser partes activas del diseño de los nuevos procesos de trabajo.

Datos: la digitalización sin datos y sin personas no existe y si existe, es inviable.

Hay que obsesionarse con obtener muy buenos datos y con obtener los justos y necesarios. Fijar de antemano lo que necesitamos saber y controlar en nuestro negocio es básico para la selección de los datos a manejar.

Trabajar con datos, digitalizar procesos y eliminar documentación aumenta la eficiencia, aumenta la productividad y, lo más importante para el futuro que viene, hace más sostenible nuestra organización ya que permite optimizar el modelo productivo en general. 

Foco: con la experiencia y herramientas adecuadas, los datos pueden ir más allá y convertirse en posibles ideas.

Hay que tener claro el modelo de la empresa y tener una visión de todo el contexto que le rodea. Gracias a esto, se pueden sacar mejores ideas para tu negocio. La gestión del dato y, por lo tanto, la adopción de nuevas tecnologías es imprescindible para integrar el conocimiento del cliente en el modelo de negocio y, de esta forma, optimizar los procesos y dotarles de la agilidad necesaria para mejorar la experiencia de cliente.

Implementación y talento: no solo basta con tener todos los datos e ideas recogidas.

Para que se conviertan en acciones, hace falta un plan sólido trabajado previamente. Para llevar a cabo estas acciones, se necesita de las habilidades de las personas especializadas. Por ello, el talento juega un papel fundamental para que la transformación digital de tu empresa salga adelante.

Por este motivo, departamentos como los de ventas, marketing y operaciones trabajarán conjuntamente para maximizar el rendimiento y aportar valor continuamente. Será imprescindible reorientar y definir los nuevos procesos para hacer efectiva esta estrategia de enfoque hacia la experiencia de cliente teniendo en cuenta el valor de la información de las interacciones con los clientes .

Resultados: el conjunto de resultados es la etapa final de la digitalización.

Una vez vistos los resultados, hay que analizarlos para que en las próximas ocasiones la digitalización de otros procesos sean más optimo y eficaces. Estos resultados pasan a ser un conjunto de datos que ayudara a la empresa a generar mejores conclusiones. Se cierra el proceso y la actividad de

Formalizar las estructuras operativas necesarias para que puedan desarrollar un liderazgo efectivo.  Cambiar el mindset que imposibilita la explotación de las oportunidades, y acompañarlas para que puedan formar parte del desafío. Formar e incorporar nuevo talento.

Incorporar la tecnología necesaria para que la digitalización de la actividad gane eficiencia o mejore la experiencia de cliente. Optimizar las inversiones tecnológicas que se puedan estar desarrollando en silos.

CONCLUSIONES

Los cambios llevan su proceso, y para que estos se realicen de manera correcta, se necesita tiempo para cambiar la mentalidad y la cultura de una empresa entera. Sin embargo, estos cambios han existido a lo largo de la historia, ya que el objetivo de un jefe/líder es y ha sido preparar a sus equipos para ser mejores en el futuro. Este concepto de ser mejores en el futuro lo recrea a la perfección la digitalización, optimizando los procesos y haciendo nuestras vidas laborales más fáciles.

 Si te interesa este tema, o cualquier otro, contacta con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte. Aquí nuestro caso de éxito.

Somos una consultora estratégica especializada en crecimiento empresarial. Te asesoramos para diseñar, planificar y ejecutar proyectos de crecimiento, cultura empresarial, transformación digital, experiencia de cliente e innovación.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...