¿Qué es, qué tipos existen, y qué características tiene un buen liderazgo empresarial?

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

El liderazgo a nivel empresarial es la habilidad de dirigir eficientemente e inspirar a una organización o a un equipo de trabajo dentro de una empresa, con el fin de lograr determinados objetivos, siempre en pro de la organización, de la comunidad en la que hace vida.

¿Qué es el liderazgo empresarial?

Se conoce como liderazgo a nivel empresarial a la habilidad de dirigir eficientemente e inspirar a una organización o a un equipo de trabajo dentro de una empresa, con el fin de lograr determinados objetivos, siempre en pro de la organización, de la comunidad en la que hace vida.

Y destacamos esto último, porque todas las características del liderazgo empresarial deben, siempre, apuntar a generar un servicio de calidad para el cliente externo y esto solo es posible cuando las compañías crean un clima laboral productivo y sin caer en el exceso de supervisión.

Tipos de liderazgo empresarial

Pero antes de investigar las características del liderazgo empresarial, quisiéramos hacer enumerar los tipos de liderazgo que pueden existir en un entorno profesional (para que seas tú el que identifiques el tuyo).

Autocrático

De todos los tipos de ejemplo de liderazgo empresarial, este es el más negativo de todos. La autocracia está en el extremo contrario a la gestión adhocrática empresarial, puesto que en ella, los jefes o líderes jamás toman en cuenta a los empleados, toman decisiones arbitrarias y son poco colaboradores.

Entre las características del liderazgo empresarial autocrático, está el constante estado de estrés al que somete a los empleados, la desorganización producto de las decisiones tomadas a la ligera por una sola persona, la baja autoestima de los trabajadores, además del pobre rendimiento en productividad.

Laissez-faire

Laissez-faire, que en francés quiere decir “dejen hacer” o “dejen actuar libremente”, es uno de los modelos de buen liderazgo empresarial.

Podemos decir que entre las características del liderazgo empresarial laissez-faire está la espera de resultados positivos gracias a la libertad que se le otorga a los empleados de distribuir el tiempo a su manera.

Democrático

Es uno de los más conocidos modelos de liderazgo empresarial eficiente, ya que promueve la participación de los empleados en la planificación aunque la responsabilidad recaiga en una sola persona, pero genera entusiasmo entre los trabajadores porque pueden brindar feedback positivo y ser escuchados.

Las características del liderazgo empresarial democrático son ampliamente conocidas, pero especialmente destaca su apuesta por el trabajo en equipo, además de la comunicación empática y constante.

Transformacional

Es parte del nuevo liderazgo empresarial, ya que su eje de rotación es el capital humano de las organizaciones, es decir; el cliente interno. Este modelo parte de que las compañías solo pueden transformarse positivamente si consigue el compromiso de los trabajadores gracias a la comunicación asertiva.

Una de las principales características del liderazgo empresarial transformacional es que impulsa la creatividad y la participación de todos los miembros, lo que genera un ambiente de confianza, en donde todos están más dispuestos a asumir riesgos de buena fe.

Transaccional

Esta es otra manera de gestionar el liderazgo empresarial que es bastante común. Destaca por incentivar económicamente con frecuencia a los empleados bien sea por la buena ejecución de una tarea o por la consecución de objetivos específicos.

En cuanto a las características del liderazgo empresarial transaccional, destaca que al recompensar frecuentemente los esfuerzos de los empleados, aumenta la productividad de la empresa y crea un mejor ambiente laboral. Es decir, es un tipo de modelo ganar-ganar.

Las 7 características de un buen liderazgo empresarial

El liderazgo empresarial genera grandes beneficios económicos y de salud cuando es bien llevado porque reduce los niveles de estrés y ansiedad, pero cuando no es así, además de empujar al abismo económico, puede causar daños irreversibles en las personas que lo padecen.

Es por esta razón que conocer las características del liderazgo empresarial eficiente es primordial para hacer las correcciones necesarias dentro de nuestro propio modelo de gerencia, pero también para saber lo que se está haciendo bien y se debe mantener.

Motiva a los empleados

El buen liderazgo a nivel empresarial sabe que el capital humano es su mayor riqueza, por lo tanto; se preocupa porque el cliente interno se sienta cómodo, que el hecho de trabajar le genere bienestar, que se enamore de los proyectos y que se sienta escuchado.

Innova con creatividad

Otra de las características del liderazgo empresarial eficiente es su propuesta de ser renovador y flexible, ya que busca mantenerse actualizado, incentiva la investigación y la puesta en práctica de estrategias nuevas para mejorar. Por ello, jamás castiga los fracasos, sabe que son aprendizaje.

Sabe delegar

El nuevo liderazgo empresarial entiende la necesidad de tener equipos comprometidos, por ende; busca delegar tareas a aquellos grupos o personas que cuentan con las herramientas y el conocimiento necesario para cumplir con dicho objetivo, por lo tanto; las personas se sienten valoradas y respetadas.

Es honesto

La honestidad es otra de las características del liderazgo empresarial eficaz porque genera transparencia y confianza. Cuando las personas muestran sinceridad gracias a sus acciones, están dando a entender que saben cumplir con la palabra que han comprometido.

Practica la comunicación asertiva

Para mantener a los equipos de trabajo cohesionados, el liderazgo empresarial genera una comunicación que se basa en la gestión de emociones, en donde todos los participantes se sienten escuchados. Y si hay una buena comunicación interna, ¡el cliente externo lo notará!

Resuelve retos con capacidad analítica

También entre las características del liderazgo empresarial eficaz está el análisis de riesgo, gracias a los datos y a su sentido visionario. Intenta anticipar los cambios que el mercado asoma, pero en caso de no lograrlo, cuenta con la flexibilidad y la creatividad como para mejorar su escenario.

Es disciplinado

Gestionar el liderazgo empresarial requiere de constancia y de cierta estructura, por muy flexible y abierto al cambio que sea. Por supuesto, para poder demandar exigencia por ser mejor a los empleados, inicia por sí mismo, pues sabe que el ejemplo es la mejor manera de influir en los demás.


Entendemos que puedas tener multitud de dudas y por ello estaremos encantados de atenderte.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...